El pleno de presidentes del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos (CACM), a petición de la Comisión de Deontología y Ética del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos, aprueba el siguiente posicionamiento.

La Comisión de Deontología y Ética del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos quiere hacer pública su posición ante la actual epidemia por coronavirus (COVID-19) sumándose a la llamada general a la responsabilidad de todas las personas y estamentos implicados  para actuar del modo más eficaz posible ante esta emergencia sanitaria. Para ello, destacamos los siguientes aspectos:

1.- Aplicar una correcta política sanitaria exige conjugar un conjunto de derechos y deberes  desde un compromiso ético y científico compartido entre los gestores políticos, los profesionales sanitarios responsables de la asistencia y los ciudadanos.

2.- Es deber de la administración sanitaria poner al servicio de quienes prestan la asistencia todos los recursos posibles para la seguridad de los pacientes y los profesionales, con sentido de eficacia, eficiencia, equidad y justicia.

3.- Los médicos y resto de profesionales sanitarios, como han hecho siempre a lo largo de la historia, están cumpliendo su deber deontológico de estar junto a los pacientes, necesitando el apoyo y colaboración de todos. Apoyamos el incremento de los recursos humanos y materiales que las necesidades vayan generando, para que nuestra sanidad siga ofreciendo la seguridad y calidad que la caracteriza.

  1. Esta Comisión se pone al servicio de todos los médicos y de los ciudadanos para asesorar en cuantos conflictos éticos y deontológicos que con seguridad se plantearán en la evolución de la presente pandemia. El derecho a la información debe contemplar el derecho al secreto médico y la limitación de recursos que pudieran plantearse, exigirá un cambio en el paradigma de los principios éticos que se suelen aplicar, dando prioridad a los principios de justicia y de beneficencia.

5.- Consideramos que el control de la actual epidemia depende, en gran medida, de todos y cada uno de los ciudadanos, que estamos obligados a cumplir con responsabilidad todas las indicaciones que transmitan las autoridades sanitarias a través de informaciones oficiales.

6.- La estrategia preventiva de contención de la epidemia, en la que estamos actualmente, supone una responsabilidad personal y un compromiso ético que todos hemos de cumplir; la disminución de los contactos comunitarios y el cumplimiento de medidas higiénicas limitan la difusión del contagio y el progreso de la epidemia, lo cual es obligado para el mejor aprovechamiento de los recursos sanitarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí