Menu AndaluciaMedica

Dr. Gaspar Garrote: “La agresión al profesional sanitario es reflejo de la agresividad social”

Fuente: medicosypacientes.com

La Organización Médica Colegial (OMC) conmemora el ‘Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario’ el 14 de marzo. El objetivo es sensibilizar a las administraciones públicas, a los propios profesionales y a los ciudadanos del grave problema que significan las agresiones a sanitarios. Sobre este asunto, el Dr. Gaspar Garrote, miembro del Observatorio Nacional de Agresiones y secretario general del Colegio de Médicos de Cádiz destaca en una entrevista concedida a esta publicación que “la agresión al profesional sanitario es reflejo de la agresividad social”

¿Qué balance puede hacer de la evolución de las agresiones desde la creación del Observatorio?

El balance, en cuanto a la evolución, ha fluctuado en el tiempo, pero es indiscutible la valoración positiva del papel del Observatorio, ya no solo en cuanto a reflejar fielmente y ofrecer un certero diagnóstico de lo que está ocurriendo, sino a obtener la vinculación de estamentos políticos, cuya intervención era y es fundamental para luchar contra esta lacra.

Evidentemente, si hacemos autocrítica, aún queda mucho por recorrer. Mientras una sola agresión quede sin denunciar o resultar impune.

Este año ha habido agresiones muy mediáticas por su elevado nivel de violencia, como la de Camarena (Toledo). ¿Percibe que se ha recrudecido la violencia contra los sanitarios?

La impresión personal es que la agresión al profesional sanitario es reflejo de la agresividad social reinante. Por tanto, considero que falta aún mucho para que se equipare el número de denuncias de agresiones con la realidad de las que se producen. Desde mi punto de vista, se están produciendo más agresiones y, afortunadamente, también se están denunciando más.

¿Hay más concienciación a la hora de denunciar?

Creo que sí. Al menos en el Colegio de Cádiz y también a través del Consejo andaluz, hemos realizado campañas de concienciación sobre la importancia de denunciar, primera vía para disminuir y, ojalá, erradicar las agresiones.

Recientemente, una sentencia condenaba a prisión al acompañante de una paciente por amenazas a una doctora. ¿Qué valoración hace?

Las sentencias condenatorias tienen un valor extraordinario, entre otras cosas por la ejemplaridad de la pena. Las amenazas, en sí, son una agresión que puede dejar más secuelas psíquicas, incluso, que la agresión física; por tanto, todas las sentencias, en cuanto a condenas, trascienden en su importancia por el hecho de concretar legalmente las consecuencias del acto agresivo, sea éste del carácter que sea.

¿Los médicos perciben el apoyo de las instituciones y la sociedad ante las agresiones?

En una encuesta que realizamos en el Colegio de Médicos de Cádiz, los médicos perciben perfectamente el papel de apoyo, comprensión y ayuda ante una agresión por parte de los Colegios. Los medios de comunicación están sensibilizados a este respecto y contribuyen muy eficazmente en la difusión social y la recriminación de estos actos. Otras instituciones, al menos hasta ahora, parecen más opacas y reacias a colaborar, trabajar y difundir conjuntamente con los Colegios los datos que puedan manejar de agresiones.

¿Qué se puede destacar de la puesta en marcha del interlocutor policial sanitario?

La figura del Interlocutor Policial ha venido a conferir y dar solidez a la respuesta que la administración ha dado a las múltiples gestiones de este Observatorio ante las autoridades, junto con el reconocimiento de atentado a la autoridad en el ejercicio público, no así aún en el privado. Ha de consolidarse su funcionamiento, de forma que el operativo se active con facilidad y prontitud, e incluso en el futuro se pueda formalizar la denuncia en el mismo acto de la presencia de las fuerzas de seguridad del Estado. Queda aún camino por recorrer, pero la disposición de la policía y la guardia civil es magnífica.

 ¿Cómo valora la formación que se está realizando desde Policía Nacional y Guardia Civil?

Todo es importante: la formación que facilite policía y guardia civil, como los cursos online de la OMC, como los cursos in situ que algunos Colegios hemos impartido, todo suma y ayuda muy eficazmente a que ante una posible agresión se disponga de herramientas para diagnosticarla precozmente y hacer uso de los conocimientos adquiridos para manejar esas situaciones hostiles de forma que incluso se llegue a evitar la agresión.

¿Qué le parece la app Alertcops como medida para luchar contra las agresiones?

La app de Alertcops es una herramienta muy eficaz que, usada adecuadamente, facilita a las fuerzas de seguridad su inmediata puesta en marcha para acudir al lugar de la agresión. En las situaciones hostiles, en lugares y horas de aislamiento y soledad, pueden hacer al profesional sanitario sentir cerca la ayuda que pueda necesitar. No es una herramienta perfecta, puesto que se pone en marcha cuando la agresión se ha producido o está a punto de producirse.  Su manejo para prevenir sería un enfoque muy adecuado también.

El hecho de que también se considere autoridad al facultativo en el ejercicio de la medicina privada, sigue siendo un reto. ¿Qué pasos hay que dar para conseguirlo?

Habrá que seguir asistiendo a un agravio comparativo grave. Lo que se vulnera es la relación médico paciente, se produzca esta vulneración en el ámbito que se produzca. Es absurdo plantear que el lugar es determinante para catalogar las consecuencias de una agresión. El reconocimiento como bien inmaterial de la humanidad del acto médico puede que facilite que esta diferenciación termine pronto. Ojalá.

¿Qué iniciativas deben desarrollarse desde los Colegios de Médicos para prevenir las agresiones? ¿Y desde los centros y hospitales?

Todas las iniciativas proactivas dirigidas a prevenir las agresiones, provengan de quien provengan, serán siempre bien recibidas en este Observatorio. Los Colegios y el Observatorio Nacional de la OMC desplegamos una gran actividad: informamos, difundimos, estimulamos a denunciar cualquier agresión, facilitamos ayuda jurídica e incluso psiquiátrica a nuestros compañeros a través del Paime y formación. Y seguiremos trabajando para, de forma proactiva, para darle a los profesionales sanitarios cuantas herramientas consideremos útiles, no solo ante la agresión, sino fundamentalmente para su prevención y erradicación definitiva.

Rate this article:

Deja un comentario