Menu AndaluciaMedica

El SAS asume las competencias de las adicciones en salud mental

Fuente: diariodecadiz.es

Hasta el día de hoy el Servicio Andaluz de Salud entendía burocráticamente que los trastornos mentales de una persona adicta a las drogas se trataban disociadamente de su toxicomanía. Es decir, sólo asumía la enfermedad mental, mientras que la adicción dependía de otro departamento, en este caso la Diputación y sus centros de deshabituación. Para las asociaciones de familiares de toxicómanos, como Afedu (Asociación de Familiares de Enfermos Duales) en Cádiz, esto significaba que “profesionales de distintas áreas abordaban el mismo problema con una conexión que existía en el protocolo, pero que en la práctica tardaba mucho tiempo en llevarse a cabo. A veces hasta dos meses después de que se produjera el brote”.

Una de las primeras órdenes del nuevo gobierno de la Junta publicadas en el BOJA ha hecho referencia a esta demanda de las asociaciones de familiares de toxicómanos con patología dual, es decir, una adicción que ha llevado a una enfermedad mental. “A la Consejería de Salud y Familias le corresponden las competencias relativas a las drogodependencias y otras adicciones, atribuidas actualmente a la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales”, se afirma en la orden del pasado 12 de febrero.

Este simple párrafo atiende una demanda que los familiares de toxicómanos llevan realizando desde hace casi veinte años. “Es el reconocimiento por parte de la Junta de algo que la Organización Mundial de la Salud ha aceptado científicamente desde hace mucho tiempo. Un toxicómano es un enfermo mental y todas las patologías derivadas de esa adicción tienen el origen en el consumo de la sustancia adictiva”, explica la presidenta de Afedu, Lola Callealta.

Ahora el reto de Afedu es que esta orden se desarrolle y, sobre todo, se dote de profesionales a los dispositivos de salud mental para poder asumir la nueva situación, ya que las asociaciones son conscientes de las dificultades que tienen estos centros para llevar a cabo su trabajo.

Para Afedu, ha llegado un momento en el que los adictos podrán tener un tratamiento en salud mental, pero no quieren desmerecer el lugar en el que actualmente son tratados, los centros de Tratamiento Ambulatorio, dependientes de Diputación. “No tenemos ninguna queja de ese tratamiento, que es a donde se deriva a los toxicómanos. Los CTA deben de seguir teniendo su papel en el tratamiento de la patología dual. Lo que cambia es que cuando hay un brote y elo adicto llega a la unidad de agudos se haga un seguimiento desde salud mental y no se derive como si su adicción fuera algo ajeno a su enfermedad”.

Esta situación afecta ahora mismo en la provincia a unos doscientos enfermos, si bien Callealta explica que “esas son las personas que se han acercado a nuestra asociación. Indudablemente, pueden ser muchas más”

Rate this article:

Deja un comentario