Menu AndaluciaMedica

La Junta Directiva del Colegio de Médicos de Córdoba apoya la huelga de los médicos de Atención Primaria

En varias ocasiones, hemos manifestado públicamente nuestra preocupación por las consecuencias de la crisis que padece la Atención Primaria en nuestro país en general y en nuestra comunidad particularmente. Crisis que no es coyuntural, sino que se viene arrastrando desde casi una década y que la ha convertido en un proceso estructural de difícil solución a corto plazo, ya que pasa por una refinanciación acorde al servicio que los ciudadanos merecen hoy en día y que los médicos de Atención Primaria vienen demandando continuamente desde hace años. Parece que esto no es posible, al menos en la medida que debiera.

Los miembros de la Organización Médica Colegial llevamos mucho tiempo preocupados por esta grave situación y, de hecho, éramos conscientes de que era cuestión de tiempo que se planteara una medida de presión como la huelga. Una serie de circunstancias se han acumulado y han ido minando la realidad laboral y profesional del médico de Atención Primaria: condiciones laborales precarias, cargas de trabajo inadmisibles, jornadas de trabajo ininterrumpidas de 24 horas en la guardias médicas, cupos sobredimensionados, retribuciones inferiores a la media nacional, plantilla deficitaria, agresiones físicas y verbales en alza, agendas de cinco o seis minutos por paciente durante jornadas maratonianas, política de sustitución de personal restrictiva, inexistente convocatoria de oposiciones durante muchos años, etc.

Todo ello, sin lugar a duda, mantenido a lo largo tiempo, ha hecho que se llegue a la situación tan difícil en la que nos encontramos.

Sin embargo, y a pesar de las cuestiones graves que se reivindican en la huelga, y que nosotros apoyamos, la situación podría solventarse en parte si se aplicaran una serie de medidas, entre ellas una financiación adecuada, cuestión esta que se ha dejado de hacer durante años.

Pero, además de todo ello, tales circunstancias han desembocado en un mayor daño aún que nos preocupa especialmente, y que ha ido de la mano de la crisis: la despersonalización. La despersonalización —‘quitar a alguien su carácter o atributos personales, hacerle perder la identidad’— infringida a la Atención Primaria no se solventa, pese a todo, solo y únicamente con la financiación. Cuestiones como qué representa la Atención Primaria hoy en día, cual es el papel del médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria en la Atención Primaria, cuales son los límites de su campo de competencia y un largo etcétera son preguntas no solo de enorme calado, sino trascendentales que deben de resolverse por parte de la administración de un modo serio y real, no siendo fácil en las circunstancias actuales.

Junta Directiva del Colegio Oficial de Médicos de Córdoba

Rate this article:

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.