El Tribunal Supremo avala la colegiación obligatoria promovida de oficio por un colegio profesional