Las agresiones a médicos no disminuyen a pesar de las condenas